El Confidencial: El ‘Amazon’ de los NFT que nadie vio venir: esta empresa desconocida ya vale 10.000 M

El Confidencial: El ‘Amazon’ de los NFT que nadie vio venir: esta empresa desconocida ya vale 10.000 M

OpenSea se ha convertido en el mayor ‘marketplace’ de NFT del mundo. “Es una plataforma sin paredes ni puertas, puede entrar cualquiera. Es como hacerse Facebook”

Se dice que hay proyectos que suben como la espuma, pero la metáfora se queda corta para hablar de OpenSea. El que ya es el mayor ‘marketplace’ de NFT del mundo está disparado como un cohete. Se trata de una plataforma para la compra-venta de tokens no fungibles, o NFT, que aspira, según sus fundadores, a ser el Amazon del gremio. Tras meses pulverizando sus propios récords, las últimas informaciones apuntan a una valoración de 10.000 millones de dólares. Pese a ello, lo más probable es que a usted no le suene de nada.

La compañía nació a finales de 2017, de forma casi paralela al primer estándar de NFT y, medio año después, levantó una ronda de inversión de 2 millones de dólares, una cantidad bastante modesta. Es algo que, en gran medida, se explica porque los tokens no fungibles no han terminado de despegar hasta este año, cuando se han dado de conocer entre el gran público.

Básicamente, los NFT sirven para identificar y autentificar la propiedad de un determinado elemento digital, como una obra de arte, pero también un meme o un vídeo deportivo. Estos se acuñan –es decir, se registran– mediante tecnologías ‘blockchain’ y adquieren un valor de mercado que fluctúa según oferta y demanda y que, como se puede advertir, ha dado paso a una carrera especulativa: la obra más cara hasta la fecha, ‘Everydays: The First 5000 Days’, se vendió por 69 millones de dólares.

El crecimiento de este mercado que se ha notado, y mucho, en OpenSea, que en marzo de este año consiguió 23 millones de dólares en una ronda de financiación, un récord que cuadruplicaría en julio, donde se embolsó 100 millones gracias al apoyo de los fondos de inversión Andreessen Horowitz y Coatue, entre otros. Para entonces, la compañía estaba valorada en 1.500 millones de dólares, una cantidad que, de acuerdo con lo publicado por ‘The Information’, puede quedar en nada: el interés de los nuevos inversores puede aumentar su estimación hasta más de 10.000 millones.

Objetivo: NFT para todos

“Este es el resultado de un montón de trabajo duro”, explicaba Devin Finzer, cofundador y consejero delegado de OpenSea, en una entrevista con Bloomberg. “La gente está dándose cuenta de que aquí hay una nueva economía digital emergiendo alrededor de artistas y creadores, que pueden vender sus activos digitales a sus seguidores”, agregaba este empresario de 31 años, que antes había trabajado como ingeniero de software en Pinterest. El otro cofundador es Alex Atallah, dos años más joven, graduado en la Universidad de Standford y jefe de tecnología de la empresa.

Según ‘Forbes’, empezaron intentado intercambiar criptomonedas a cambio de acceder a conexiones Wi-Fi de particulares y después con CryptoKitties, unos dibujos de gatos virtuales que se registraban con este tipo de divisas pero que, finalmente, no movió tanto dinero como esperaban. Después, decidieron ir a lo grande. “Siempre hemos visto OpenSea como el Amazon o el eBay de las NFT: un ‘marketplace’ donde puedes encontrar todo lo que busques y luego lo puedas revender”, defendía Finzer en la mencionada entrevista donde, como ejemplo de la amplitud de nichos de negocio, destacaba la ‘tokenización’ de entradas de eventos para el intercambio entre usuarios. “Es una tecnología de gran alcance y está en sus primeros días de exploración. El límite es el cielo”.

En estos cuatro años de historia, el valor de las transacciones que se han llevado a cabo en OpenSea es de 11.000 millones de dólares. Eso sí, la mayor parte de ese volumen se ha dado en los últimos meses: entre febrero y agosto, esta cifra pasó de 8 millones a 3.250 millones de dólares en seis meses. Sí, ha leído bien: 406 veces más. Una subida donde tuvo mucho que ver la popularización de los NFT, pero también la mencionada ronda de financiación, que tuvo lugar días antes de que se disparara el volumen de ventas.

Aunque ha bajado ese índice desde entonces, de momento se ha mantenido por encima de la línea de los 2.000 millones. No parece haberle afectado demasiado el que quizá sea el episodio más escandaloso de su historia. Hace apenas dos meses, se descubrió que el jefe de producto, Nate Chastain, había utilizado información privilegiada para comprar NFT, algo que le acabó costando el puesto. La operativa consistía en hacerse con los activos antes de que se promocionaran en la plataforma. Cuando esto ocurría, los vendía y se llevaba el beneficio.

Hoy en día, OpenSea aloja más de 20 millones de NFT publicados en su plataforma, cuenta con 1,8 millones de usuarios activos y aún no ha alcanzado el centenar de empleados. Las compras se pueden realizar a precio fijo o subasta y, principalmente, funciona con Ethereum, una de las criptomonedas más valoradas en todo el mundo, aunque hace poco se han incluido otras como Polygon. Según datos de la empresa, los vendedores han obtenido una media de 1.178 dólares por sus NFT. 

“Es tan sencillo como hacerse Facebook”

“Ha tenido tantísimo éxito porque el resto de plataformas tenían y tienen muchos requerimientos para entrar, como los de carácter estético, por lo que hay que pasar un proceso de curación. En OpenSea no sucede eso. Es una plataforma sin paredes ni puertas, puede entrar cualquiera. Es tan sencillo como registrarse en Facebook”, resume a este diario Javier Arrés, uno de los criptoartistas españoles de mayor éxito.

Por ejemplo, ya en 2019 desarrollaron una interfaz que simplificar el proceso de creación y oferta de NFT en OpenSea. Tanto que, según la compañía, se podía realizar el proceso en apenas tres minutos. El año pasado también anunciaron una nueva opción que permitía crear estos tokens sin pagar gas, que son las tasas que se cobran por registrar nuevos datos en ‘blockchain’ y que pueden ascender hasta los 32 euros.

“Funciona como una especie de mercado central abierto de NFT donde puedes encontrar todas las obras, aunque las vendan en otro sitio, pero aparecen listadas”, comenta Arrés, que indica que “solo por el hecho de ser la que tiene el mayor número de usuarios y sus correspondientes datos, hace que tenga mayores posibilidades”. Eso sí, no es la que usa para su actividad profesional ni tampoco la recomienda para otros artistas, al menos si tienen cierto rango. “Es difícil conseguir visibilidad porque, al no haber un sistema de curación, te puedes perder un poco en la masa”, comenta, aunque sí puede ofrecer ciertas ventajas “para quienes están empezando”.

Aunque sí tiene una cuenta en OpenSea, reconoce que no le da tiempo a surtir más plataformas, ya que tarda unas dos o tres semanas en crear a más plataformas. Y, claro, los coleccionistas están en otros sitios. En su caso, está fichado por MakerPlace y SuperRare porque, apunta, “hay un equipo de curación que te da un sello de calidad, lo que te permite más posibilidades de venta”. “Son como el Barça y el Real Madrid de los marketplace”, ejemplifica.

Como cualquier otra plataforma digital, los problemas de seguridad no son ajenos a las NFT. “Como no hay proceso de curación, podrían coger la obra de otra persona y acuñarla en OpenSea”, indica Arrés que, debido al tamaño y facilidad de acceso de la plataforma, lo achaca “más a una cuestión de volumen que de baja seguridad”. De todos modos, la empresa haya tenido ya algunos episodios críticos, como la brecha que se detectó hace unas semanas y que permitía el robo de criptomonedas a través de un NFT fraudulento.

No obstante, OpenSea ya albergado grandes proyectos como el de los Golden State Warrios de la NBA, que fue el primer equipo profesional en lanzar una colección de NFT en abril de este año. El más reciente se anunciaba hace unos días: la plataforma va a empezar colaborar con Christie’s, una de las casas de subastas más importantes del mundo.

La primera puja será –Ethereum mediante– el próximo 1 de diciembre y se alojará en OpenSea, pero la curación correrá a cargo de sus nuevos socios. El acuerdo supone una alianza entre una compañía con 250 años de historia y una neonata de uno de los mercados más pujantes del momento en el que muchos solo ven una burbuja especulativa. ¿Hasta dónde llegará?

Fuente: El Confidencial

El objetivo de este artículo es solo de carácter educativo. Estamos convencidos de que esta tecnología traerá grandes beneficios para cualquier persona interesada en ella. Sin embargo, esto no es un consejo de inversión. Nación NFT y/o sus colaboradores no solicitan dinero, más allá del costo establecido por los servicios que ofrecemos. Tampoco hace invitaciones para participar en inversión o similares. Al utilizar cualquier información proporcionada dentro de este artículo educativo, usted manifiesta su acuerdo y aceptación de que el mismo es material educativo de carácter general y que no responsabilizará a Nación NFT -o cualquiera de sus colaboradores- por pérdidas de capital, daños, o perjuicios, que pudieren resultar de los contenidos proporcionados. La utilización de dinero dentro del universo NFT es recomendable, pero es solamente responsabilidad del beneficiario su uso. Se recomienda hacer un análisis de cada situación en particular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.